La vida que soñamos

«De la vida que soñamos aún nos queda lo mejor.»
«Corta el aire», Dorian.

Hay algo de cierto en lo falso.
Hay una mirada inocua en lo vacuo.
Hay un cielo, una eternidad en cada vaso.
Hay una mentira interminable.
Hay tantísimas eternidades finitas que pretendieron lo imperfecto.
Hay un astronauta buenísimo. Y luego estoy yo.
Hay una infinidad de instantes etéreos y convexos y fuerzas centrífugas y centrípetas, hay hipoxias,
hay momentos de apnea y de anemia, de hipotensión, de arritimia, de insomnio adrede.
Hay días de huracán y de ansiedad, de sobredosis de realidad, de sobreincienso, de incendio y de alambre.
De querer la inyección, de saber el vaso, de lo letal.
Hay luces y hay oscuridad.
Hay demasiadas cosas suaves.
Hay mucha música que no sabe ni de dónde sale.
Hay una fuerza interminable.
Hay cielos ignífugos.
Atmósferas que pueden devolverte el aire.
Ese ritmo, esa brisa inestable.
Y a pesar de todo, de la vida que soñamos aún nos queda lo mejor.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

2 comentarios en “La vida que soñamos”

  1. Mario Ortega Pérez

    Un poema muy bonito. Me gusta mucho como escribes Cristina, espero que seas la nueva Gloria Fuertes que España está buscando. Un saludo Mario

    1. Cristina Ballesteros

      Hola, Mario. ¡Muchísimas gracias por tus ánimos! En ello estoy trabajando, ¡ganas no me faltan! Espero que te vaya todo genial. ¡Un saludo!, Cris.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos y noticias relacionadas

Noche Blanca Burgos 2022

La Noche Blanca hace su regreso. Luces, artistas, y mucha fiesta inaugura la resurrección cultural post-pandémica de este 2022.

El futuro es suyo

Los recientes altercados hacía asociaciones de estudiantes constitucionalistas abren el debate de si realmente hay libertad de expresión en las universidades españolas.

Se necesitan ignorantes

Una plegaria por la vuelta a la curiosidad, a la exploración individual del conocimiento y, sobre todo, del abandono del falso conocimiento.