Los miedos y las musas

Cristina Ballesteros.

Una vez, Bécquer escribió que “podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía”. Supongo que quería desquitarse un poco de lo infravalorado que se sentía siendo un poeta romántico de esos. O enamorar a una mujer que le devolvía los halagos con desdén. En fin, el caso es que, a raíz de la actividad de la que quiero hablar hoy, he llegado a la conclusión de que se equivocaba. Y mucho.

El pasado jueves 2 de febrero tuvo lugar la primera sesión de Micro Abierto organizada por jóvenes burgaleses (pero jóvenes jóvenes, casi imberbes) en La Casa de las Musas. La sesión constaba de un micro, un foco que te hacía perderte en la atmósfera del café y tú. Y las musas, claro. Algunos de los redactores del periódico asistimos como participantes y oyentes y yo, personalmente, he de decir que salí de allí muy satisfecha.

Fuimos saliendo por un orden preestablecido según nos habíamos ido inscribiendo y alternando música y poesía. No sé si fueron los versos, las notas, nosotros mismos o la cerveza, pero creo que se creó una atmósfera creativa que muchos de nosotros necesitábamos. Que llegaron las musas volando, vaya.

En un mundo donde es muy difícil creer en nada, crear nada que impacte o simplemente emocionarse y hacer que otros se emocionen, nosotros, los creativos más que poetas, colocamos la primera piedra en el pequeño templo de la poesía burgalesa. Supongo que muchos otros bailaron ya con ella, la han besado, abrazado y la han empujado desde el nido para que volara, pero era necesario un nuevo soplo de aire fresco. Me refiero a nosotros mismos. A mí nunca me gustó que me catalogaran como la rarita que escribía a veces y leía mucho y os puedo asegurar que ese jueves me hice muy valiente para enfrentarme a los malos. Los miedos.
En fin, amigos, siempre habrá poesía porque siempre habrá poetas.
Muchas gracias y muchas veces.

Fotos por Valentina Galeano y Teresa Martínez.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.