Patatas con bacalao

[dropcap]I[/dropcap]ngredientes para una persona: 3 patas medianas, 200 gr. de bacalao (desalado o con sal siempre que sea bastante fino porque tiene más gelatina), media cebolla (depende del tamaño) un poco de pimiento verde o rojo, un diente de ajo, perejil, albahaca ( si lo tienes)un chorro de aceite de oliva virgen y una pizca de sal.

El bacalao si es salado lo pones en agua en el frigorífico un día antes y el mismo día que lo cocines lo pruebas y si aún está salado, lo lavas al grifo un poco.

Elaboración.

Picas la cebolla, el pimiento y lo rehogas en el aceite un poquito. Mientras pelas las patatas y las cascas, es decir que hagan ruido, no las cortes. Las rehogas con la cebolla y el pimiento. Añades el ajo picadito y el perejil. Das una vueltas y las cubres de agua que cuezan unos 15 minutos. Pasado este tiempo cortas el bacalao en trocitos y lo añades a las patatas  que cuezan otros 10 minutos más o menos. Cuando creas que están cocidas las pruebas el punto de sal pues el bacalao aunque lo tengas en remojo también sala. Si lo encuentras soso añades un pizquita de sal.

Si quieres un plato con más color, cuando se esté rehogando todo, añades una cucharadita de pimentón dulce.

Este plato por su valor nutritivo equivale a primero y segundo plato. Los ingredientes están dentro de los alimentos de una dieta mediterránea saludable.

La patata es una buena fuente de fibra. Contribuye a la sensación de saciedad y facilita la digestión.

100 gr. de patata aportan al organismo 80 Kcal

                                                                                   Maribel Herreros Medina

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos y noticias relacionadas

Noche Blanca Burgos 2022

La Noche Blanca hace su regreso. Luces, artistas, y mucha fiesta inaugura la resurrección cultural post-pandémica de este 2022.

El futuro es suyo

Los recientes altercados hacía asociaciones de estudiantes constitucionalistas abren el debate de si realmente hay libertad de expresión en las universidades españolas.

Se necesitan ignorantes

Una plegaria por la vuelta a la curiosidad, a la exploración individual del conocimiento y, sobre todo, del abandono del falso conocimiento.