Psicoanálisis de una familia atrapada por las fauces del lobo. 

Hacía bastante tiempo que no leía una obra con tal profundidad en la creación de personajes. Lo que Stephen King hace en esta novela es toda una sesión de psicoterapia

Libro: El Resplandor

Autor: Stephen King

Género: Terror

N.º de páginas: 688

Todos conocemos la historia de la familia Torrance. Quizás sois de los que de pequeños sintieron una profunda necesidad de ver la adaptación cinematográfica de Kubrick. U os encontráis entre los lectores que conocieron a los personajes en su forma original, bañados en tinta y susurrados a lo largo del papel. Si como yo, fuisteis de los primeros y habéis estado hasta hoy creyendo que tan sólo con la película podríais saberlo todo sobre esta historia, ha llegado el momento de que pongáis como próxima lectura la tercera novela de Stephen King. Y si os encontráis en ese tercer grupo, el que no ha querido enfrentarse al hotel Overlook todavía, queridos, ¿a qué estáis esperando?

Bien conocido es entre el mundo de las adaptaciones la poca simpatía que despertó en King la adaptación de su primer superventas. El autor ha dicho en varias entrevistas que el director no entendió su obra. Este motivo fue el que me produjo cierta necesidad de leer, 20 años después de ver la película, la historia de Danny y sus padres. Me considero fan de lo que Kubrick interpretó en 1980 y siempre defenderé la película como una de las mejores de su género. Por lo tanto, no me juzguéis mucho cuando sepáis que le debo dar la razón a los lamentos de King. 

Stephen King

Hacía bastante tiempo que no leía una obra con tal profundidad en la creación de personajes. Lo que Stephen King hace en esta novela es toda una sesión de psicoterapia. Gracias a su buen trabajo nos adentramos en la mente del atormentado Jack, la deplorable Wendy y el fascinante Danny. Ninguno de los personajes deja indiferente. 

Iniciamos la historia cuando el escritor frustrado Jack Torrance, que acaba de ser despedido de su antiguo trabajo como profesor, le contratan como guardián del famoso hotel Overlook durante el invierno. Arrastrando un pasado ebrio y violento, Jack cree que es la oportunidad para enmendar sus errores y salvar a su pequeña familia. Junto a él se mudan su mujer, Wendy, ahogada en la idea del divorcio y la depresión, y su hijo, Danny, un niño con capacidades especiales que desde el principio conoce los males que están a punto de atraparles en su nuevo hogar. 

La lectura, a pesar de densa, mantiene la tensión de los problemas familiares y el misterio del hotel como si se tratara de una canción en bucle. Hay amor familiar. Hay una lucha constante de los protagonistas por la supervivencia mental. El Overlook está construido con tal riqueza de detalles que es como si estuviéramos en persona instalados allí. Los giros de la trama son incluso dulces, dejando con ganas de más y más y más. A pesar de su extensión, las últimas 200 páginas las leí del tirón. 

Lo mejor: La sensación invernal que te deja el Overlook en el cuerpo y los monólogos internos del personaje de Jack. 

Cuando leerla: Cuando no te de miedo indagar en tu propia mente y estés dispuesto a pasar varias horas con una familia perturbada. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Conociendo a Mª Silvia Eguíluz González y su Mira Randa

Mª Silvia Eguíluz González, nacida en Miranda de Ebro pero residente en Logroño, viene a presentarnos su nueva novela, Mira Randa, cuya preventa comienza este viernes, 27 de enero.
¿Te atreves a descubrir un mundo de fantasía ubicado en nuestras tierras? ¡No te lo puedes perder!

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.