Ritual del Fuego

Una pequeña cronica relatando la jornada del 23/24 de Junio, incluyendo la hoguera de San Juan y la consecuente verbena.

Ayer, jueves 23 de junio, la barriada de Juan Yagüe albergaba la hoguera propia de San Juan junto con una verbena para celebrar no solo la llegada de los Sampedros, sino también el final oficial del curso y la llegada del verano (y el solsticio de verano como triunfo del día sobre la noche). No faltaba razón para celebrar. Así se sintió por las calles, abarrotadas de multitudes, donde la gran mayoría eran jóvenes.

La Llama

Como simios entorno a un monolito a lo Stanley Kubrick, todo Burgos se esparce por oscuras y traicioneras praderas. “Que mal huele Burgos,” dice un caminante mientras la muchedumbre avanza, entre risas, por una pradera recién abonada. El ambiente de fiesta era palpable, no solo por el entusiasmo ebrio de los presentes sino por las bolsas de bebidas esparcidas entre sus pies. A medianoche, una pequeña llama nace en mitad de este monolito, y el capullo de madera completa su metamorfosis convirtiéndose, así, en algo símil a un dios pagano de fuego.  El calor se esparce por la pradera, y las exclamaciones de los presentes traiciona su asombro. La danza de las llamas parece hipnotizar, y la importancia de este ritual se hace evidente. Esto dura, por supuesto, hasta que el tintineo de la cercana música se infiltra entre la multitud.

La Danza

Los feligreses, tras su rito de pasaje marcado por fuego, comienzan su procesión por las praderas hasta la plaza de San Juan Bautista. Ahí espera un templo de luces y música. Embriagados por el calor y el humo, seguramente, la juventud toma la plaza tal como sans-culottes tomaron la plaza de la Concordia. La guillotina toma forma de escenario, donde se presentan versiones de canciones populares; ‘el aserejé’, ‘tómbola’, ‘mayonesa’ y la ya legendaria ‘danza kururo’ (lista de reproducción, según me comentan, clásica de toda verbena). Hacia la 01:00 de la madrugada, la música cambia a versiones de reggaetón que, al igual que las anteriores, despierta alegría y emoción entre los presentes.


Poco antes de las 1:30, la verbena se interrumpe. Los artistas suplican, sin música y con seriedad, una ambulancia para atender a una persona epiléptica desmayada a causa del espectáculo de luz. Afortunadamente, el dispositivo conjunto del Cuerpo Sanitario, Cuerpo de Bomberos y Protección Civil se mantenía en espera frente al lugar de la hoguera – apenas calleja y media de distancia con el escenario. La llegada de dos ambulancias fue cuestión de minutos, y para las 1:36 la persona ha sido atendida, las ambulancias se retiran, y la música regresa.

La Quema

A las 2:00 de la madrugada, el gran Gulliver de fuego cae derribado gracias a los más valientes liliputienses (también conocido Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) del Ayuntamiento de Burgos, pero eso es un drama de leer). Cabe mencionar que los intentos de los bomberos de derrotar los grandes troncos de la hoguera (unos 6 o 7 según los testigos) fue muy entretenido. El derrocado dios del fuego cae, pues, y en sus cenizas se acercan aquellos con sacrificios para las llamas. El fuego las engulle. Los lugareños toman fotos, observan, hablan y ríen, pero de manera más serena, más personal e intima que sus contrapuestos verbeneros.

Concluye, finalmente, la crónica de esta noche simbólica, mágica, joven y alegre de una ciudad sin rival. Se adjunta, por supuesto, que todo Burgos agradece la presencia y la constante vigilancia de nuestros cuerpos sanitarios, de seguridad y protección civil. Un especial reverencia, también, hacia los bomberos responsables de controlar la llama protagonista de esta noche. El testigo que de este ritual se retira, caminando entre bolsas abandonadas, botellas de plástico y cristal, y latas espaturradas tuvo (sea por el misticismo del fuego o la inhalación de humo) una revelación divina: no hay nada más guay que la gente que recoge su basura.

Comparte:

1 comentario en “Ritual del Fuego”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.