Verbena de San Agustín

Este pasado martes, 28 de junio, nos acercamos a presenciar la verbena de San Agustín, donde el Grupo Cayena de la empresa Cooper sacudió el barrio desde la medianoche hasta las 02:30 de la madrugada. Nuestra misión fue simple; presenciar el espíritu de los Sampedros en los jovenes burgaleses y capturar ese aire de fiesta en fotografía.

La crónica de la velada fue simple; en anticipación de los fuegos artificiales de las 23:30, la zona del espolón fue una procesión de innumerables masas de diversas edades. Las peñas y las charangas hacían su presencia conocida a través de sus lemas y sus uniformes coloridos. Señores y niños vivían una noche familiar mientras los jovenes llevan bolsas de alcohol y mejillas sonrojadas entorno a la orilla del Arlanzón. En el puente Castilla, un tapón de gente asfixiaba y ponía a prueba la construcción de piedra antes de que las flores de fuego estallasen en los cielos.

Con la conclusión de los fuegos, las multitudes se dividen, y aquellos hinchas de las verbenas Sampedrinas se dirigen hacia el barrio de San Agustín. Los más tranquilos permanecen en las casetas del Museo de la Evolución Humana, momento en que se les pierde la pista.

Describir una verbena en palabras es fútil. Así pues, dejemos que las imágenes hablen por si solas.

¿Qué tal lo estáis pasando estos Sampedros?

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.