Cuando la razón no es suficiente

Teléfonos sonando, prompters fundidos, mares de rojo en bolsas e índices de todo el mundo. Cómo respondió el mundo al COVID en su momento.