El “Cromosoma de la sonrisa” de la Universidad de Burgos llega a Miranda

En la Casa de Cultura de Miranda de Ebro se puede contemplar la exposición de Fotografía: “El Cromosoma de la Sonrisa”, fruto del trabajo del equipo “Estelas Fotografía” formado por 6 estudiantes de Educación Social de la Universidad de Burgos.

La muestra surgió como una propuesta de realización un proyecto de emprendimiento social, en el que un grupo de alumnas de 2º curso de Educación Social eligió un taller de fotografía destinado a personas con Síndrome de Down. Este taller tuvo lugar en la misma sede de la Asociación de  Burgos, y el resultado fue un conjunto de fotografías cuyos autores son personas con Síndrome de Down, y que tiene como objetivo visibilizar las cualidades y puntos de vista creativos de este colectivo.

La exposición se mostró previamente, durante febrero, en el Foro Solidario de Burgos, y estará hasta el 28 de abril en la Casa de Cultura de Miranda. Al acto de inauguración, además de las autoridades locales, asistió el gerente de Miranda Empresas, representantes de centros educativos de la ciudad, como el CIFP Río Ebro, y alumnos de Miranda de la Universidad de la Experiencia de la UBU, acompañados de su Directora Gemma Miguel; los alumnos mayores colaboraron en lograr que la exposición se mostrara en la Casa de Cultura, lugar donde, además, reciben sus clases.

Ante la Alcaldesa de Miranda, el profesor Francisco Villar resaltó el gran empeño de estas futuras educadoras sociales, cuando les propuso hacer real su proyecto. Así mismo, la Alcaldesa Aitana Hernando les agradeció el buen trabajo de esta intervención social con un colectivo tan importante, así como la oportunidad de mostrar sus resultados en Miranda.

Esta muestra permite que el público perciba la visión de las personas con Síndrome de Down, mediante pequeños detalles de su entorno, de sus compañeros o de ellos mismos. Además, a través de la fotografía se fomenta su autonomía y creatividad; pero sobre todo, según el equipo de alumnas, se intenta evitar la infantilización de dicho colectivo, ya que, de manera no intencionada, se tiende a tratarlos como niños, siendo ya personas adultas con capacidades que gran parte de la sociedad desconoce.

La asociación Síndrome de Down Burgos cuenta ya con un amplio abanico de actividades de ocio, tiempo libre y formación para las personas a quienes prestan su servicio, por lo que el equipo de estudiantes considera que este taller ha servido de complemento para mostrar una parte de la vertiente artística de este colectivo y así como algunos aspectos de su percepción de las cosas.

El equipo de educadoras sociales en formación “Estelas Fotografía” está formado por: Claudia Cosido Arribas, Sara García Cubillo, Andrea García Santamaría, Natalia Goñi del Rivero, Sara Gutiérrez Villaescusa e Inmaculada Molinero Portillo.

Más Información

Profesor Francisco Villar    fvillarma@ubu.es

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.