“QUIEN SE SIENTE LIBRE, BOIKOTEA”

María Sanz Perdiguero y Miguel Ángel Portilla

Así gritaba a voz pelada el grupo de Boikot la noche del viernes 18 en la estrenada Sala Andén 56 y es que el grupo no dudó en dar pinceladas en el concierto sobre las situaciones que se están dando en el país.

El grupo de Boikot hizo botar a todos los espectadores que llenaban la sala, haciendo mover la esencia del grupo en cada pogo que se formaba y todo ello a compás de muchas de las botellas de sidra y alguna que otra reivindicación en temas como la violencia de género, los actuales sucesos en Barcelona, o temas polémicos como la exhumación de ´él´ cuerpo. Y es que pasadas las tres primeras canciones llegaban frases en relación con ese último tema: “les da miedo hablar del pasado, les da miedo…”. Con cada una de las palabras que dedicaban, daban comienzo a temas como ´De espaldas al mundo´, ´hasta siempre comandante´, ´Jarama ‘o ´Inés´ entre las primeras; y es que desde Burgos a Barcelona dedicaban el tema ´de espaldas al mundo´ que sonaba tras las palabras de “falta dialogo, para arreglar las cosas falta dialogo”.

Y entre todas esas declaraciones entre notas, no faltó la referencia a esos casos de violencia de género que siguen aumentando el número y en recuerdo a todas esas mujeres: “ni una más, ni una menos…a todas las mujeres, que un no, es un no”; así daba comienzo la sintonía de “bajo el suelo” en la que su estrofa dice así: “y volveré a ver el cielo y tú; estarás a 10 metros bajo el suelo; y tocaré de nuevo el viento…”.

Entre estos últimos pogos, saltos y alguna que otra botella de sidra apurando las últimas gotas; llegaba al final este concierto del grupo de Boikot, que no se iba sin unos agradecimientos, entre los que se encontraban el grupo anterior, a la Charanga Patxaran que entre múltiples sonidos y canciones como las modernas de “contando lunares”, de Don Patricio; “lo que pasó, pasó” de Daddy Yankee, e incluso se atrevieron con canciones como la famosa de “don´t stop me now” de Queen y es que el grupo celebraba sus 10 años juntos y no dudaron en irse a lo grande y es que para esta ocasión supieron jugar sus cartas son temas como “heroína”, de la Fuga; “vicio” de reincidentes; “marihuana” de porretas; y agradecidos al Brass Fest 2019 y bromeando con un toque de ironía mientras presentaban al grupo de Taburete; de despedían y cerraban su gran repertorio entre las canciones de “sarri sarri” de Kortatu o “cualquier día” de los compañeros que vendrían a continuación, de Boikot.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.