“Afronta la adversidad y disfruta de lo imposible” en Iniciador Burgos

[dropcap]E[/dropcap]l pasado jueves, en el Espacio Evo, tuvo lugar una sesión más de Iniciador Burgos. En este encuentro de emprendedores se invita a otros emprendedores para que compartan su experiencia y resulte una oportunidad de aprender, en lo que resulta una fantástica ocasión para el networking.

En este caso el invitado fue Toñín Llorente, jugador de baloncesto retirado y Socio Director de Gold Events & Sports, empresa especializada en actividades formativas. Durante su ponencia compartió con todos los interesados que quisimos asistir (la entrada es libre, aunque sea un evento de emprendedores no es imprescindible serlo) su experiencia participando en el Maratón de Sables, carrera de 7 días a lo largo del desierto del Sahara. Su relato fue una historia de motivación y superación, de cómo afrontar las adversidades, replantear objetivos hasta conseguir llegar a la meta y logrando mucho más de lo esperado. La experiencia de este maratón y las diferencias y dificultades que se le plantearon a un deportista profesional como él, pero acostumbrado a la competición en equipo y con partidos cada semana frente a una prueba individual (aunque el apoyo de los otros participantes resultó fundamental para poder acabar) y planificada a largo plazo como evento único, componen un ilustrador relato que ejemplifica el desarrollo de cualquier proyecto.

De forma sumaria se puede destacar de su intervención la importancia de marcar objetivos para lograr la motivación y, en caso de no poder lograrlos o resultar lejanos, replantearlos y establecer metas intermedias. También figuraron como un valor central de su exposición el agradecimiento por las oportunidades que nos llegan en la vida, aunque luego no nos interesen, y el valor del apoyo de quienes nos acompañan. Para quien no pudo asistir y quiera conocer más, es muy recomendable consultar el hastag #Iniciador_BUR, con el que los asistentes pudimos ir compartiendo, vía Twitter, lo que quisimos destacar.

Al finalizar, como no podía ser de otra manera en estos eventos, hubo  un rato de esparcimiento y networking tomando unas cervezas mientras se contrastaban impresiones. Así como una invitación a quien quiera colaborar como organizador, ante la retirada de parte de los que lo venían haciendo.

Para los interesados en este tipo de eventos, el viernes 20 de febrero vienen a Burgos, en el marco de Tech Day 60, Santiago Escribano y Alfonso Alcántara (más conocido como @yoriento) a dar una conferencia llamada “Empleo 2.0: aprovecha tu talento y conviértete en un #Superprofesional”.

Autor: Víctor G.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.