CELEBRACIÓN DEL ÉXITO BURGALES

María Sanz Perdiguero y Miguel Ángel Portilla

La Universidad de Burgos, apostando por las notas emergentes de la ciudad en la celebración de su XXV aniversario y en colaboración con la Sala Andén 56.

Hasta ahora en cada evento de la Universidad, se han colado pequeños grupos musicales que han nacido entre tierras burgalesas. Y es que la UBU, está apostando en su Aniversario por y para gente de esta ciudad. Y no ha sido menos este viernes cuando los altavoces de la Sala Andén 56 sonaban con temas de los grupos musicales de Sioqué y Black TV.

Entre los temas de Sioqué con un estilo influenciado del Rock, Blues y el Soul no era la primera vez que pisaba ese escenario, ya que el año pasado se proclamaba ganador del UBULive 2018, pero este grupo comenzó fuerte y es que su camino se va construyendo “sin prisa pero sin pausa”; también ganadores del VI Concurso de bandas de La Rúa y han formado parte del Festival Sonorama Ribera 2018 y las fiestas de la capital burgalesa, San Pedro y San Pablo 2018. Y es que el grupo, cantó en evento canciones de su nuevo disco “singular”, grabado en el mismo estudio de la Sana Andén 56 que contó con la producción dos componentes de la M.O.D.A.

Pero ellos no son los únicos que se han colado en grandes festivales, por que Black TV está comenzando, pero viene fuerte. Este grupo emergente burgalés también sonaba en Sonorama Ribera 2019 en la conocida Plaza de la Sal. El grupo, basado en mezclas de rock y funk estrenaba este 2019 el video clip “extraños” y su nuevo y segundo disco “el extraordinario mundo de los seres humanos”.

La noche de viernes, cerraba dejando hueco para los más conocidos y por ello más esperados: Carolina Durante, que comenzaba con temas como “las canciones de Juanita”, “falta sentimiento”, “la noche de los muertos vivientes”. Llegando a mitad del concierto, continuaron con canciones de su álbum entre las que se encontraban también “cuando niño” y “niña hielo”. Y era con “nuevas formas de hacer el ridículo” cuando el público comenzó a llegar al clímax del concierto, y era con sus últimas canciones “joder, no sé” cuando los espectadores comenzaron a botar. El grupo finalizó con su mejor éxito “cayetano” que registra en YouTube más de un millón setecientas mil visualizaciones; con este tema el grupo de Carolina Durante, se despedía agradeciendo a todo el público que llenaba por completo la sala, y haciendo una mirada al pasado cuando en sus comienzos en ese mismo escenario apenas llenaron la sala, y esa noche, no era la única celebración la de la Universidad de Burgos, de llegar hasta donde habían llegado.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.