III Olimpiada Agroalimentaria, Agroambiental y Forestal de Castilla y León

Más de 220 alumnos se han presentado a las pruebas de la III Olimpiada Agroalimentaria, Agroambiental y Forestal de Castilla y León en la Universidad de Burgos

Doscientos veinticinco alumnos de 2º curso de Bachillerato y de Ciclos Formativos Superiores han participan en la III Olimpiada Agroalimentaria, Agroambiental y Forestal en Burgos en la Escuela Politécnica Superior dentro de las tres especialidades: Biología, Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente y Tecnología Industria. Eran chicos de los institutos y colegios Cardenal López de Mendoza, Comuneros de Castilla, Conde de Diego Porcelos, Diego de Siloé, Félix  Rodríguez de la Fuente, Enrique Flórez, de la Salle, Liceo Castilla, Jesús Reparador, Tierra de Alvargonzález de Quintanar de la Sierra, Montes Obarenes de Miranda de Ebro y del Alfoz de Lara.

La coordinadora del Grado Milagros Navarro afirma que se ha cumplido el objetivo de esta Olimpiada de acercar a los alumnos de Bachillerato y de Ciclos Formativos Superiores la oferta formativa universitaria que se imparte en los Grados de ámbito agrícola, alimentario y forestal y de familiarizar a los chicos con el ambiente universitario del que formarán parte en un futuro cercano, así como de dar conocer las titulaciones que conforman las denominadas ‘Ingenierías Verdes’ como opción formativa y laboral.

Las profesiones relacionadas con las Ingenierías Verdes están entre las cuatro actividades profesionales más demandadas para los próximos 20 años, ya que el futuro de los alimentos y los nuevos retos a los que se enfrenta la humanidad, como el cambio climático, el aumento de población, las energías renovables o la escasez de agua hacen imprescindible el trabajo de ingenieros especialistas en estos temas.

El Grado de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural en la Universidad de Burgos, organizador del certamen, ha mostrado su satisfacción por el éxito de la convocatoria

La prueba de esta Olimpiada ha consistido en la realización de un examen tipo test de las tres modalidades: Biología, Tecnología Industrial, o Ciencias de la Tierra y Medioambientales, que coincide con asignaturas que cursan y que están estrechamente vinculadas con las distintas titulaciones pertenecientes a las ‘Ingenierías Verdes’.

La olimpiada ha contado con el patrocinio de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, la Diputación Provincial de Burgos, Agrobank-Caixabank y la colaboración de las Empresas Flor Burgalesa, PepsiCo, Hojaldre y Bollería Ruíz de la Peña y Calidad Pascual.

Todos los participantes ha obtenido regalos, así como un diploma de su participación.

Al estudiante mejor clasificado en cada modalidad se le otorgará un premio en metálico de 300€, en tanto que el segundo recibirá 150 € y el centro escolar mejor clasificado obtendrá un premio de 500 €, subvencionados por Agrobank-Caixabank con un total de 1850 € en premios. Los ganadores y finalistas pasarán a la fase estatal que se celebrará en el mes de Junio.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.