Investigadores de la UBU, en un proyecto científico sobre el SIDA

Tres investigadores de la Universidad de Burgos han participado en un proyecto científico sobre el SIDA, realizando importantes avances en la investigación de la enfermedad.

Un pequeño porcentaje de personas que han sufrido contagio del virus del SIDA no presentan deficiencias inmunológicas, se les conoce como pacientes controladores de élite. Estos pacientes se consideran como modelo de curación funcional espontánea. Hasta la fecha no se ha conseguido encontrar un mecanismo único (genético o de otro tipo) responsable  del control de la replicación viral en estos pacientes controladores de élite. Por eso se ha iniciado el estudio de las alteraciones en el equilibrio de 350 tipos de linfocitos, que son los responsables de la respuesta inmune.

Gracias a un complejo método de análisis de datos (PLS-CM) desarrollado por los investigadores de la UBU, ya utilizado en otros campos científicos, ha sido posible encontrar  sutiles diferencias entre personas sanas, los controladores de élite y los pacientes que han desarrollado alteraciones inmunológicas. El método ha permitido evaluar el riesgo de equivocación al asignar a un individuo a uno de los grupos en menos del 3% y además identificar las células específicas responsables de la diferencia en los equilibrios entre los tres grupos.

El descubrimiento de las perturbaciones en los parámetros inmunológicos podría ayudar a comprender los mecanismos que pueden estar operando en aquellos pacientes que experimentan pérdida del control inmunológico. Estos hallazgos servirán para mejorar la gestión clínica de este excepcional grupo de pacientes y, finalmente, en la búsqueda de una cura funcional del SIDA a través de ensayos clínicos de base inmunológica.

En este trabajo de investigación han participado los profesores de la Universidad de Burgos: Mª de la Cruz Ortiz, catedrática de Química Analítica, y Luis Antonio Sarabia, catedrático de Estadística, miembros del grupo de investigación de la UBU Quimiometría y Cualimetría, Unidad de Investigación Consolidada de Castilla y León (UIC-237). Ha sido realizado bajo la coordinación de José M. Benito y Norma Rallón, investigadores pertenecientes al IIS-Fundación Jiménez Díaz y al Hospital Universitario Rey Juan Carlos. En él han participado otros diecisiete investigadores de diez centros de investigación y hospitales españoles del grupo ECRIS dedicado a  estudiar la respuesta inmune y los mecanismos de control de la infección por SIDA. ECRIS se integra en la Red Española de Investigación en SIDA (RIS).

Estas investigaciones se han recogido en un artículo científico  que recoge esta investigación («Class-modeling analysis reveals T-cell homeostasis disturbances involved in loss of immune control in elite controllers») ha sido publicado por BioMed Central Medicine, revista que ocupa el puesto número 9 de las 155 dedicadas a Medicina General e Interna que publican en abierto.

Este artículo se encuentra disponible en este enlace.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.