Un perrito Shiba Inu contra Putin

El relato en una guerra es clave: el ímpetu de tus soldados, la desmoralización de los rivales, el apoyo de tus ciudadanos y el lugar ante la historia.
Logo y mascota.

Las guerras no solo se libran entre el barro, las trincheras y el fuego de mortero, la información es una parte vital de cualquier conflicto armado, contemporáneo o pasado. Imponer el relato propio y desmontar el del enemigo son dos tareas que, durante toda la historia, han sido habituales en el marco de cualquier guerra. Basta pensar en la Guerra de las Galias, del siglo I a.C., para ver cómo el propio Julio César, comandante de una de las partes en conflicto, escribió, de su puño y letra, el relato oficial de la contienda. Otros ejemplos podrían ser la Leyenda Negra impulsada por los rivales protestantes de España en el siglo XVI o, ya en el XX, la propaganda nazi dirigida por el ministro Goebbels o los miles de carteles que nos dejó la Guerra Fría.

Pues bien, la guerra de Ucrania también cuenta con un importante aspecto de información y propaganda. La Rusia de Putin mantiene un relato que intenta engarzar el actual conflicto con la Segunda Guerra Mundial, argumentando que su lucha sigue siendo contra el nazismo, que, paradójicamente, ahora lo viene a encarnar un judío y rusófono: el Presidente Volodimir Zelensky. Éste discurso es simultaneado con otro en el que Rusia, siguiendo el estilo de la propaganda franquista, estaría liderando una cruzada en contra de los pervertidos y desviados occidentales y en defensa de Dios la tradición y la familia. Por último, todos estos relatos paralelos son apoyados en las redes por un verdadero ejército de internautas, tuiteros y muchos, muchos bots, los cuales, por cierto, ya estaban activos con anterioridad con el objetivo de desestabilizar políticamente Europa y los Estados Unidos e impulsar corrientes políticas iliberales.

Como no podía ser de otra forma, Ucrania y sus aliados occidentales también mantienen un relato que se basa en la defensa de la libertad y en la contraposición entre democracia y autoritarismo. Sin embargo, y a pesar de ser un discurso estructurado y racional, parecía que, sobre todo al principio, eran las soflamas rusas las que, al menos en las redes sociales, más presentes estaban. Éstas señalan las muchas contradicciones de la Unión Europea y los EE.UU. en el trato con dictaduras y regímenes autoritarios, el coste propio de la imposición de sanciones y su presunta ineficacia en la robusta economía rusa. Parecía que los esfuerzos del Kremlin por ganar la guerra propagandística daban sus frutos y, efectivamente, los dieron y los dan.

A pesar de todo, a pesar de no contar con financiación, ni con una estrategia centralizada y concreta. A pesar de su situación inicial de desventaja, en los últimos meses, el discurso liberal y proucraniano ha conseguido, al igual que los soldados de Kiev en el campo de batalla, llevar a cabo una exitosa contraofensiva propagandística. Y el mejor ejemplo de esto es la NAFO, la Organización de Colegas del Atlántico Norte, por sus siglas en inglés: North Atlantic Fellas Organization. Este fenómeno sin precedentes y de carácter descentralizado, está formado por miles de usuarios que, a través del humor, los memes y también sólidos argumentos y razones tratan de desmontar y/o ridiculizar la propaganda y argumentario rusos. El símbolo de estos “NAFO Fellas” es es el perro japonés Shiba Inu, también conocido como el Fella o Doge, presente en los avatares de los miembros de esta “organización”. El can es, además, una forma de recaudar dinero para ayudar a grupos militares ucranianos como la Legión Georgina o para asistir a los refugiados, pues para obtener una figura personalizada de este animal es necesario hacer una donación o comprar algún producto en www.saintjavelin.com.

Así las cosas, desde el 24 de mayo de 2022, fecha en la que se sitúa el nacimiento del movimiento con un tuit de @Kama_Kamila, la NAFO ha crecido exponencialmente hasta convertirse en un verdadero actor en esta guerra de Ucrania, sin renunciar nunca a su carácter descentralizado, no estatal, de base, contrapropagandístico y satírico.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.