UNA ‘MÁS’ QUE CURIOSA FORMA DE DEJAR DE FUMAR

Para dejar el vicio de la nicotina siempre ha habido muchos (falsos) trucos. También parches o chicles. Pero un hombre turco de 42 años de edad ha ido más lejos, tomando las rejas por bandera.

Si, efectivamente, Ibrahim Yucel, que se sentía esclavo del cigarrillo tras pasar media vida fumando, decidió ponerse una jaula…en la cabeza.

Ibrahim junto a su mujer y su hija

Tras ver como el cáncer de pulmón se llevó a su padre y tras años de vanos intentos de dejarlo, llegando a fumar un mínimo de dos cajetillas al día, creyó y aplicó aquel dicho de ‘a grandes males, grandes remedios’.

Aunque como es obvio, al principio la familia sentía vergüenza, pues se convirtió en la atracción de feria del barrio, pronto se dieron cuenta de que era la única solución y de que la salud de ‘Ibra’ era primordial.

Este método no le impide llevar una vida normal: realiza su trabajo sin problema, puede beber a través de una pajita y puede llevar a cabo sus lecturas del Corán.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.