Washington D.C. y la tensa calma

Mario Ortega Pérez

Los pueblos tienen el gobierno que merecen. Aquella frase atribuida a Jovellanos rondaba mi cabeza, cuando esperaba inquieto la entrada a National Hall para asistir a la quincuagésima octava inauguración presidencial de los Estados Unidos de América. ¿Merecía el pueblo norteamericano a Donald John Trump? Acaso su falta de trasparencia, sus comentarios desafortunados e impertinencias eran el reflejo de uno de los países más poderosos de la tierra.

Había vivido las primeras protestas en Washington D.C. la noche anterior y los manifestantes lo habían dejado claro: «Respeta la existencia o espera resistencia». Aquel mensaje evidencia un país profundamente dividido y sumido en una tensa calma.

El, hasta ayer, presidente electo era recibido con una fina lluvia y acompañado por un sonora multitud entregada al espectáculo. En un discurso nacionalista, prometió liberar al pueblo y devolverle el poder. Acaso querrá entregar el poder de las manos de empresarios y lobbistas como él, a aquellos que sólo piensan como él.

Thomas Paine , filósofo y revolucionario estadounidense escribió en su obra Sentido Común: «Las sociedades en cada estado son una bendición, pero los gobiernos incluso en el mejor de los estados, es un mal necesario». Por ello no conviene olvidar, que el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos, fue elegido en unas elecciones libres y democráticas. Ha llegado hasta allí porque los norteamericanos así lo han decidido. Pero ni el Congreso de los Estados Unidos, ni los grupos sociales expectantes de sus primeras decisiones le van a dejar llevar a cabo muchos de sus alocados planes; la separación de poderes durante su mandato deberá ser efectiva y eficaz para resolver los problemas que existen en el seno de este país.

Sólo deseo para el pueblo estadounidense, que no olviden el espíritu que guío a James Madison, Jonh Adams y George Washington, aquel espíritu integrador guiado por una tensa calma que llevó a las trece primitivas colonias a independizarse de un mal gobernante. Deseo que no olviden que la democracia es una conquista del pueblo para el pueblo.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.