Corre

Fran NézbiaN

Kilómetros a mis espaldas,
vallas, muros, asfalto y pisadas.
Miles de pasos y pesadas
espadas.

Duelos al alba
contra el motivo de la existencia
con mi alma en juego,
siento los huesos quebradizos
y las falsas miradas.

Anoche no amaneció esta mañana.

La ansiedad se comió mi fe,
ya no creo,
asciendo insaciable
dejando cimas debajo,
con el fin de todo
como la única certeza.

Cada DÍA es un ladrillo más en este muro perecedero.
Cada mirada de AMOR es la luz de una llama si dueño.
Cada VERSO es la fractura de mi ser sobre este esférico suelo
nunca sempiterno.
Cada NOCHE es un viaje de una bala incendiaria,
un cometa en el negro vacío viajando al siguiente universo.

Incógnita del abrazo del tiempo,
si el tic tac es una ilusión,
sigo sin habitar esta tercera dimensión.
He visto nebulosas sentado en este escritorio
desintegrarse a lo largo de interminables eones.
Nuestra existencia se mueve
al son de nuestra batuta,
contratiempos, oportunidades, decepciones y victorias,
somos dueños de una voluntad incorruptible,
memorable.

La verdad
solo existe en el pensamiento,
y tu verdad está
en los hechos,
en tus sentidos
Ignora a los que te juzgan
por ser libre.

Mi verdad está en la carrera.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.