El comercio internacional y la especialización

Neila Rodríguez.

La justificación del comercio internacional radica en la existencia de números países con muy distintos recursos y capacidades tecnológicas diferentes. De forma esquemática, en este punto podemos introducir las siguientes diferencias:

  • Condiciones climatológicas.
  • Riqueza mineral.
  • Tecnología.
  • Cantidad disponible de mano de obra, capital y tierra cultivable.

Estos son los factores que condicionan la producción de los diferentes países y, a partir de aquí, cada cual se especializa en aquellos bienes para los que estén competitivamente mejor dotados, de forma que el coste pueda ser menor y aumente la productividad.

Entonces, ¿qué es el Comercio internacional? Consiste en el intercambio de bienes, servicios y capital entre los diferentes países.

Aunque la capacidad tecnológica y los recursos fueran idénticos en todos los países, cada cual está compuesto por diferentes cantidades de habitantes, por lo que su consumo sería mayor y tendría que importar bienes de otros países para mantenerse.

Por tanto, de todas las razones que justifican y acompañan al comercio internacional, la más aceptada ha sido la que señala que los países tinerfeña especializarse en la producción que les aporten mayores ventajas comparativas. Esto ocurre cuando los países pueden producir bienes y servicios con un coste más bajo respecto a otros países.

De esta manera, la conclusión es que cada país se especialice en aquellos vienés que les producen estas ventajas comparativas y luego poder comerciar con otros países.

Así, las ventajas asociadas al libre comercio podríamos decir que son las siguientes:

  • Aumento de la productividad y del bienestar.
  • Fomento de la competencia, los avances tecnológicos y la especialización.
  • Impulso en la mejora y el aumento de la calidad de los bienes y servicios producidos y, por tanto,en la reducción de los costes.

Por tanto, sacado del segundo punto, el comercio internacional facilita y fomenta la especialización al permitir que cada país exporte los excedentes de bienes y servicios, ya que los ha producido de forma más eficiente.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.