Misticismo I

Traducido al italiano por Giulia Testa, poema original de Roberto Ortega

Mi piace essere al buio
con te,
Sentire la luminescenza del tuo
battito cardiaco,
che a poco a poco diventa adagio
e intrecciare a poco a poco il tuo sogno fatto di spago.

Lasciare riposare il gesto inconscio delle tue labbra,
lo stesso che rompe la mia resilienza
e che sconfisse i mondi che non capiva…
Mio perfetto morbo.

La scusa di questi versi,
I liquori che hanno annaffiato non i miei giardini,
hanno dato alla luce la tua aurea che non sfiorisce mai
E ha reso superflue le tue mani.

Poema original

Me gusta estar a oscuras contigo,
sentir la luminiscencia de tu latido,
que poco a poco se vuelve adaggio
y trenzar poco a poco tu sueño de esparto.

Deja que descanse el ademán de tus labios,
el mismo que rompio mi resiliencia
y que tumbó los mundos que no entendía…
Mi perfecta limerecia.

Las excusas de estos versos,
Los licores que regaron mis no jardines,
dieron a luz a tu inmarcesible aura
e hicieron superfluas tus manos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos y noticias relacionadas

Los hombres no son islas

«Los hombres no son islas» es el nuevo ensayo de Nuccio Ordine. En él, el profesor italiano refelxiona sobre la educación y la humanidad mediante fragmentos de grandes clásicos de la literatura universal.

El CAUBU reivindica un modelo justo de graduaciones

Una de las razones de la existencia de este medio es la de reivindicar las causas que creemos justas para los estudiantes y jóvenes de la ciudad. En este caso, el máximo órgano de representación estudiantil, CAUBU, reivindica a través de las palabras de Gemma Moradillo, un modelo justo de graduaciones después de los cambios efectuados por la Universidad de Burgos en verano. Os dejamos con la explicación que nos ofrecen:

Al compás de las pisadas contra el asfalto

Haruki Murakami es uno de los autores japones más conocidos del panorama literario. Mi padre fue quien me lo descubrió cuando yo era bastante pequeña, enseñándome su maravillosa 1Q84. A principios del año pasado descubrí que el autor tenía un libro llamado De qué hablo cuando hablo de escribir, que me maravilló y me enseñó a partes igual. Este año, imitando el mismo estilo para el título –aunque el libro lo escribió antes– he leído De qué hablo cuando hablo de correr. Y sí, es otra maravilla.

De viaje soñado a pesadilla

El sueño de Virginia era ir a Disneyland pero todo se vio truncado cuando, en el Aeropuerto de París, su silla eléctrica no apareció.