Respiro y se me pasa

Cristina Ballesteros

“Pero tu intención de ir te llevó donde querías, lejos de aquí, donde estás diciéndome: “aquí estoy, mira”. Y me señalas la ausencia.

Pedro Salinas

A veces me olvido del cielo. Me agota buscarle sentido a todo, me agobia el hecho del suelo y el hecho del desastre.
Respiro y se me pasa.

A veces me acuerdo del punto medio y de la sonrisa constante, del espejo en el tiempo, de lo mejor de lo mejor.
Respiro y se me pasa.

A veces tengo miedo a la noche, y a la niebla, y a no saber volver a casa y a no encontrar mi casa como era y no saber dónde buscar lo perdido ni cómo arreglar lo roto, y el fuego y el silencio que me grita y lo peor de lo peor.
Respiro y se me pasa.

A veces pienso que son imposibles tantas cosas, que esto pueda ser real, y que tú y que yo le encontremos sentido a lo nuestro, y que alguna vez seamos un nosotros, y que yo me lea y tú me leas y el anónimo futuro me estudie.
Respiro y se me pasa.

A veces es bueno lo malo y malo lo bueno, y yo escribo mientras tú me escribes, o no me escribes, y me olvido otra vez del cielo.
Respiro y se me pasa.

A veces me acuerdo del agua. Y no me ahoga y a veces me agobia y cabe todo en una gota y recuerdo el río que nunca más volverá a ser, y vuelven a mí los atardeceres, y se me caen otra vez los años encima y yo debajo buscando aire y no lo hay y no me importa y me ahogo y me caigo cada vez al suelo.
Respiro y se me pasa.

A veces me cansa el tedio, y la monotonía, y el tener que estar siempre nueva, no haberme utilizado nunca, no haber aprovechado el tiempo que se me ha dado, y el comer sin ganas, y el estómago cerrado, y los ojos durmiéndose, y los huesos hablando, y la humedad entera del mundo viviéndose en mis vísceras.
Respiro y se me pasa.

A veces recuerdo un cielo que no es el mío pero era el mío, y recuerdo un suelo en el que dormir pero no es ya más mi suelo ni yo soy la que dormía, y recuerdo el momento de tormenta y del anuncio del trueno, la foto del abismo, y el silencio de luego, y yo mirando hacia abajo pensando en el salto, en la piedra, en la roca, en la ola, en la nube, en la hierba y en la playa, en la caída y en la retina haciéndose con todo.

A veces me acuerdo del cielo pero respiro y se me pasa.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos y noticias relacionadas

Noche Blanca Burgos 2022

La Noche Blanca hace su regreso. Luces, artistas, y mucha fiesta inaugura la resurrección cultural post-pandémica de este 2022.

El futuro es suyo

Los recientes altercados hacía asociaciones de estudiantes constitucionalistas abren el debate de si realmente hay libertad de expresión en las universidades españolas.

Se necesitan ignorantes

Una plegaria por la vuelta a la curiosidad, a la exploración individual del conocimiento y, sobre todo, del abandono del falso conocimiento.